Entradas

¿QUÉ ES LA PERI-IMPLANTITIS?

Los implantes dentales son  un procedimiento seguro para reponer dientes o muelas perdidas.

Sin embargo un implante no tiene ventajas sobre un diente o muela natural.

La Enfermedad Periodontal es la progresiva pérdida del hueso que sujeta a un diente, hasta que empieza a moverse y después tiene que ser que ser extraído.

Los implantes   tienen más facilidad que los dientes naturales para desarrollar algo parecido a la enfermedad periodontal que aquí se llama PERI-IMPLANTITIS.

La PERI-IMPLANTITIS afecta a muchos implantes, igual que la enfermedad periodontal afecta a un porcentaje elevado  de dientes naturales. Ambos problemas necesitan  tratamiento.

El tabaco, la diabetes y una saliva poco abundante o que favorezca el acúmulo de sarro, son causa importante de agravamiento de los problemas alrededor de un diente o de un implante, aunque hay muchos más factores que pueden intervenir combinados.

Los microbios que afectan a ambas enfermedades (Enfermedad Periodontal y peri-implantitis), son parecidos, predominan las bacterias que no necesitan oxígeno para vivir (ANAEROBIAS) y que son muy dañinas.

TRATAMIENTO SEGÚN EL GRADO DE PÉRDIDA DE HUESO

Cuando la pérdida de hueso alrededor de un implante es pequeña, se trata con procedimiento conservador. Se limpia el implante con ultrasonidos, se raspa con instrumentos para quitarles el sarro que favorece el acúmulo de bacterias, y sobre todo el paciente debe saber cómo limpiarse los implantes y la encía de alrededor para disminuir las bacterias.

En nuestra clínica usamos  geles de agua oxigenada a baja concentración, para que los pacientes se cepillen los implantes. El gel de agua oxigenada, penetra en el espacio de la peri-implantitis y elimina las bacterias más agresivas. La clave de este tratamiento, que también se puede usar como prevención, es saber cómo introducir el gel entre el implante, la encía y el hueso. No es fácil y es algo que lo explicamos personalmente a nuestros pacientes en la clínica dental.

El verdadero problema viene cuando la afectación del implante es tan importante que se piensa que ya no tiene viabilidad, el tratamiento era, hasta hace muy poco,  quitar el implante y volver a empezar de nuevo. Pero ahora, parece que las cosas empiezan a cambiar y se pueden tratar los implantes afectados de una forma severa.

La EUROPEAN ASSOCIATION FOR OSSEOINTEGRATION, se ha reunido este año 2018 en Viena y entre sus conclusiones hay un atisbo de que la peri-implantitis  severa puede ser tratable con cirugías donde intervienen el PRF (plasma rico en fibrina).

PLASMA PARA REGENERACIÓN DE TEJIDOS Y SISTEMA L-PRF

El plasma es un producto que se obtiene extrayendo la sangre del paciente, centrifugándola y separando, en las mejores condiciones, las células que intervienen en la regeneración de los tejidos humanos.

En nuestra clínica llevamos utilizando el  sistema L-PRF desde hace ya casi cuatro años y entre sus aplicaciones está el tratamiento de la peri-implantitis severa. Hemos podido salvar  implantes afectados que han recuperado el hueso alrededor, y que antes hubiéramos extraído.

Realmente cuando se tiene experiencia es más fácil salvar un implante afectado por Peri-Implantitis grave, que un diente natural afectado por Enfermedad Periodontal avanzada, porque el implante está fijo, pero el diente natural se mueve y facilita la contaminación bacteriana.

Antes de la cirugía hay que tener bajo control los posibles factores desencadenantes.

Básicamente nuestra técnica de cirugía consiste:

1.- Eliminación del tejido blando inflamado que hay entre la encía, el hueso y el implante.

2.- Limpieza de la superficie del implante con ultrasonidos.

3.- Desinfección de la superficie del implante con gel de agua oxigenada al 2,5% (Whitebite 8, Zvitmedical).

4.-Aplicación del sistema de Plasma L-PRF. En alguna ocasión es necesario crear un andamio con membranas externas.

5.- Manejo de la encía para realizar una sutura sin tensión y evitar la contaminación bacteriana.

Antes Peri-Implantitis

ANTES

Después Peri Implantitis

DESPUÉS

A veces no se recupera todo el hueso perdido alrededor de un implante,

pero basta que se recupere la encía

y se una al implante para que desaparezca la inflamación

propia de la peri-implantitis.

Nos hemos dado cuenta de que implantes que antes iban a ser extraídos ahora pueden tener tratamiento y que la peri-implantitis es un problema médico que se puede abordar con un resultado exitoso.

Perimplantitis

TRATAMIENTOS DE IMPLANTES CON PERIMPLANTITIS

 

Ahora sabemos que un alto porcentaje de implantes dentales ha desarrollado un grado mas o menos avanzado de perimplantitis.  Esto significa que alrededor del implante se ha perdido hueso y en esa zona hay microbios que podrían hacer que el proceso avance y al final el implante se suelte del hueso.

 

El problema puede empezar por una inflamación de la encía alrededor del implante, pero a veces es algo asintomático que se ve en una radiografía.

 

Es una complicación  importante que se ha ido conociendo poco a poco a medida que pasaba el tiempo con los implantes dentales  colocados en la boca de los pacientes.

 

Sobre las causas de perimplantititis hay una extensa literatura y parece ser que una combinación de  condicionantes de higiene, enfermedad periodontal, tabaco, disminución de defensas y un largo etc. son los causantes del problema, pero todavía hay controversia sobre este tema.

 

Donde hay mas desconocimiento es  como tratar una perimplantitis, y cuando es el momento de  extraer el implante porque se piensa que ya no es recuperable.

 

Actualmente se extraen muchos implantes afectados porque se piensa que es la mejor solución.

 

Pero con las nuevas técnicas de regeneración de hueso naturalmente guiada,  y desinfectando bien la superficie afectada del implante se pueden recuperar muchos implantes que se dan por perdidos.

 

 

perimplantitis antes

perimplantitis antes

 

 

Llevamos tres años tratando implantes con perimplantititis severas donde a veces falta mas de la mitad del hueso alrededor del implante, y tenemos unos resultados muy alentadores que hacen que tratemos la mayor parte de las perimplantitis por muy severas que sean.

perimplantitis despues

perimplantitis después

 

La clave para nosotros es la limpieza cuidadosa del implante con gel de agua oxigenada al 3%, la regeneración de hueso alrededor con plasma L-PRF, y las técnicas quirúrgicas de regeneración tisular naturalmente guiada y el manejo de tejidos de la microcirugía mucogingival.

 

 

 

 

 

 

Regeneración de Tejidos

REGENERACION NATURALMENTE GUIADA

 

 

Los dentistas necesitamos en muchas ocasiones  crear o regenerar hueso y  encía en la mandíbula o en el maxilar para poder colocar implantes dentales y conseguir buenos resultados funcionales y estéticos.

 

Con mucha frecuencia el hueso disponible para alojar implantes es escaso por  razones genéticas, por atrofias o pérdidas por infecciones de las muelas o dientes que un día estuvieron en ese lugar.

 

La regeneración de hueso y  encía en los maxilares es uno de los retos mas actuales que tiene la investigación odontológica.

 

Se han intentado injertos con materiales sintéticos parecidos al hueso humano como la hidroxiapatita, el fosfato tricálcico y otros. Pero los estudios muestran que realmente lo que se consigue no es un tejido como el hueso humano.

 

Lo mas utilizado actualmente es hueso bovino,  pero de nuevo cuando se estudia con anatomía patológica, el resultado es en el mejor de los casos un tejido parecido, pero no exactamente hueso humano.

 

Por supuesto que el mejor injerto es utilizar hueso del mismo paciente procedente de otra parte de su maxilar, de la tibia, la cadera o la cabeza. Pero esto tiene el inconveniente de tener que hacer otras cirugías.

 

La última tendencia en regeneración se llama REGENERACION NATURALMENTE GUIADA, se basa en favorecer los procesos regenerativos naturales que tienen los seres vivos.

Regeneración de Tejidos ANTES

Regeneración de Tejidos ANTES

 

Regeneración de Tejidos DESPUES

Regeneración de Tejidos DESPUES

Algunos animales como la estrella de mar, cuando pierden un brazo, son capaces de regenerar otro exactamente igual al poco tiempo. En los humanos esto no ocurre, no se produce una regeneración espontánea del brazo. No es lo mismo  regenerar que cicatrizar.

 

Si se  extrae un diente o muela, cuando pasan entre dos y cuatro meses el hueco donde estaba la pieza dental está relleno de hueso. El organismo es capaz de regenerar el  hueso . Sin embargo si el  diente tuvo que extraerse porque una infección alteró y destruyó el hueso alrededor, es mucho mas difícil que el hueso regenere, lo que se produce es una cicatrización de la encía en el interior del hueso y el hueso que se perdió no se recupera espontáneamente.

 

Ahora sabemos que la clave es que la sangre forme un coágulo de calidad y que ese coágulo quede protegido en el interior del hueso sin tener contacto con microbios, ni ser empujado o movilizado por la encía sobre todo en los primeros momentos.  En estas condiciones, digamos “ sagradas” se produce una especie de “milagro”: a partir del hueso sano de alrededor empiezan a salir unas “venillas” (son en realidad capilares arteriales), que crecen poco a poco y van invadiendo el coágulo de sangre. Estos capilares son la base de la formación y regeneración del nuevo hueso que se forma por un mecanismo muy complicado.

 

Sabemos que si las condiciones son ideales se forma hueso y si no lo son se forma un tejido bando parecido a la encía ( tejido conjuntivo), sobre todo si el hueso fue previamente destruido por una infección.

 

Son dos las condiciones para la generación de hueso a partir de un coágulo de sangre, la estabilidad ( que no se mueva y no se comprima) y la protección para que no infecte.

 

La estabilidad del coágulo se consigue  cubriéndolo con unas membranas especiales que muchas veces tienen que asegurarse al hueso con pequeños tornillos y la protección del coágulo con una técnica quirúrgica depurada que evite compresión e infección.

 

Para acelerar y mejorar la formación de hueso se coloca en el lugar donde falta hueso un coágulo mejorado que se obtiene extrayendo una cantidad de sangre del brazo del paciente y después se centrifuga para separar una parte de las células que hay en la sangre. En la sangre hay tres tipos de células, los eritrocitos que sirven para llevar el oxigeno a los tejidos, los leucocitos que son  para la defensa y la regeneración y las plaquetas que son para la regeneración.

 

REGENERACIÓN DE TEJIDOS

Durante mucho tiempo se están usando  solo  las plaquetas para la regeneración, es el plasma rico en plaquetas, pero tiene unos resultados muy discutidos.

 

Ahora hay un nuevo plasma que usa plaquetas y leucocitos. Parece ser que esta combinación, con otros condicionantes importantes , consigue una regeneración muy buena del hueso y la encía. En España se está usando el nuevo plasma llamado L-PRF desde hace tres años y nuestra experiencia personal es desde el principio. Estamos consiguiendo unas regeneraciones que no habíamos visto antes y la aplicamos también para tratamientos de encía y para recuperar implantes con infección ( perimplantitis) que normalmente son extraídos.

 

En la Clínica Aviñó ponemos a disposición de nuestros pacientes, las mejores técnicas existentes. Consúltanos.